Download E-books Las bostonianas (CLÁSICA) PDF

Los mejores libros jamás escritos

Una novela de indudable valor literario y de inmenso valor histórico que supone uno de los primeros retratos del feminismo político y del amor entre dos mujeres.

Aparecida en 1886, Las bostonianas es uno de los títulos capitales de los angeles obra de Henry James, que, con extraordinaria precisión y sutileza de matices, dibuja el juego de relaciones entre dos singulares psicologías femeninas en el marco de los movimientos sufragistas del Boston del último cuarto del siglo XIX.

La presente edición incluye una detallada cronología, así como una introducción a shipment del profesor Richard Lansdown, en l. a. que analiza los angeles que fuera no solo una de las novelas de contenido político de mayor éxito de este autor, sino también una de las más divertidas. Por último, se añaden dos textos de Alexis de Tocqueville y del propio James, que ofrecen su specific visión del contexto social de los angeles época.

«Quiero entrar en l. a. vida de mujeres que están solas, que llevan existencias lastimosas. Quiero estar cerca de ellas... ayudarlas. Quiero hacer algo...»

Show description

Read or Download Las bostonianas (CLÁSICA) PDF

Best Literature books

The Dixon Cornbelt League, and Other Baseball Stories

A set of ghostly baseball tales through the writer of Shoeless Joe, the root for the movie box of goals, depicts a mystical, mystical universe the place the nationwide hobby is continually in season. 35,000 first printing. $25,000 ad/promo. journey.

Slingshot: A Spycatcher Novel (Spycatcher Novels)

Matthew Dunn makes use of his adventure as a former MI6 box officer to carry transfixing realism to Slingshot, his 3rd Spycatcher novel that includes Will Cochrane—MI6’s, and now the CIA’s, such a lot prized asset and deadliest weapon. In Slingshot, Cochrane is ordered to recuperate a mysterious rfile stolen via a Russian international Intelligence carrier (SRV) traitor operating for a former high-ranking East German Stasi officer.

Codex

Approximately to go away on his first holiday in years, Edward Wozny, a hotshot younger funding banker, is shipped to aid one in every of his firm's most vital and mysterious consumers. His job is to look their library stacks for a worthwhile medieval codex, a treasure saved sealed away for a few years and for lots of purposes.

Additional info for Las bostonianas (CLÁSICA)

Show sample text content

Sin embargo, si ella temía que Ransom pudiera mostrar alguna irritación ante l. a. noticia, quedó desilusionada ante el buen humor con que este exclamó: —Caramba, pobre señora… debe de ser ya muy anciana. Por consiguiente l. a. señorita Chancellor añadió con severidad: —Ella nunca será vieja. Es el espíritu más joven que haya yo conocido. Pero si no tiene simpatía, tal vez será mejor que no venga —concluyó. —¿Simpatía hacia qué, querida señorita? —preguntó Basil Ransom, sin lograr adoptar, a juicio de ella, el tono de una personality seria—. Si, como usted cube, va a haber una discusión, tiene que haber distintas posiciones, y por supuesto uno no puede simpatizar con ambas. —Sí, pero todos allí, a su manera, son partidarios de las nuevas verdades. Si a usted estas no le interesan no debe venir con nosotros. —Insisto en que no tengo l. a. menor concept de cuáles puedan ser. En el mundo hasta hoy no he tropezado sino con viejas verdades… tan viejas como el sol y los angeles luna. �Cómo puedo conocerlas? Pero lléveme; será para mí una oportunidad de conocer Boston. —¡No se trata de Boston, sino de los angeles humanidad! —Al hacer esta observación los angeles señorita Chancellor se levantó de su silla, y por sus ademanes parecía indicar que consentía en que los angeles acompañara. Pero antes de dejar a solas a su acompañante para ir a arreglarse le hizo los angeles observación de que estaba segura que él había comprendido muy bien de qué se trataba, solo que fingía no hacerlo. —Bueno, después de todo, tal vez tenga una ligera inspiration —confesó Ransom—, pero no se da cuenta de cómo esta pequeña reunión me dará l. a. oportunidad de robustecerla. Ella dudó un poco; volvió a aparecer en su rostro una expresión de ansiedad. —La señora Farrinder le aclarará sus principles —dijo, y salió a prepararse. El estado de ansiedad formaba parte de los angeles naturaleza de esta pobre dama, el sumar escrúpulo sobre escrúpulo y prever las consecuencias de las cosas. Regresó diez minutos más tarde, con un sombrerito, que aparentemente usaba en reconocimiento al ascetismo de l. a. señorita Birdseye. Mientras se calzaba los guantes —su huésped se había fortificado contra l. a. señora Farrinder con otro vaso de vino—, l. a. señorita Chancellor volvió a declarar que casi se arrepentía de haberle propuesto acompañarla; algo le decía que sería un elemento poco propicio. —¿Cómo? �Se trata de una reunión espiritista? —preguntó Basil Ransom. —Bien, yo he oído a los angeles señorita Birdseye hablar bajo el influjo de los angeles inspiración. —Olive Chancellor estaba determinada a mirarlo fijamente a los ojos mientras decía esto; l. a. sensación de que sus palabras lograrían golpearlo actuaba en ella como estímulo y no como freno. —¡Excelente, señorita Olive, todo esto parece hecho a propósito para mí! —exclamó el joven de Mississippi, radiante y frotándose las manos. Ella advirtió en ese momento que period muy apuesto, pero también reflexionó que, por desdicha, los hombres se interesaban en los angeles verdad, especialmente en las nuevas verdades, en razón inversa a su apostura. Ella tenía de todos modos un recurso del que poder echar mano en cualquier circunstancia: le había servido de ayuda en momentos de excitación extrema y period el de odiar a los hombres, por lo menos en cuanto categoría—.

Rated 4.15 of 5 – based on 50 votes