Download E-books Más allá del 11 de septiembre PDF

By Luis Rojas Marcos

Testigo privilegiado de una tragedia que siguió paso a paso, Luis Rojas Marcos eleva l. a. mirada para contar lo que vio y analizar las repercusiones de un atentado que marcó un antes y un después en l. a. historia del terrorismo, y, sobre todo, en los angeles historia de l. a. humanidad. Como responsable de los hospitales públicos y miembro del Consejo de keep an eye on de Emergencias de l. a. ciudad, Rojas Marcos vivió muy de cerca los sucesos.Los devastadores efectos en los angeles población, l. a. conciencia de vulnerabilidad, el miedo a una amenaza que persiste, los angeles exaltación del nacionalismo, los angeles fobia a los extranjeros, l. a. sed de venganza, el papel de los angeles televisión, l. a. manipulación de los angeles realidad, l. a. falta de influencia femenina, el resurgimiento de los angeles espiritualidad y, por último, el arduo pero inevitable dilema de perdonar lo imperdonable, son los aspectos analizados para clarificar una realidad tan compleja.La formación y l. a. experiencia de Rojas Marcos le permiten ir más allá para explicar l. a. naturaleza del trauma emocional y dar las claves para su superación, haciendo hincapié en l. a. solidaridad y en los angeles asomborsa resistencia del hombre para hacer frente a l. a. adversidad. Su estilo conciso y los angeles claridad expositia incentivan los angeles lectura de un tema que se sitúa en el primer plano de los angeles actualidad.

Show description

Read or Download Más allá del 11 de septiembre PDF

Similar Culture books

Nation

While an incredible wave destroys his village, Mau is the one one left. Daphne—a tourist from the opposite facet of the globe—is the only survivor of a shipwreck. Separated by means of language and customs, the 2 are united via disaster. Slowly, they're joined via different refugees. And as they fight to guard the small band, Mau and Daphne defy ancestral spirits, problem dying himself, and discover a long-hidden mystery that actually turns the realm the other way up.

Beer is Proof God Loves Us: Reaching for the Soul of Beer and Brewing (paperback)

Beer Is evidence God Loves Us is a humorous, attractive, and downright joyous exam of the complete international of beer and brewing. Your consultant, Charlie Bamforth, could be the world's no 1 specialist on each element of beer. After a world seek, he used to be chosen because the first Anheuser-Busch Professor of Brewing technological know-how on the college of California, Davis.

London Labour and the London Poor (Penguin Classics)

Unflinching reviews of London’s terrible from a prolific and influential English writerLondon Labour and the London bad originated in a chain of articles, later released in 4 volumes, written for the Morning Chronicle in 1849 and 1850 while journalist Henry Mayhew was once on the top of his profession. Mayhew aimed just to document the realities of the terrible from a compassionate and functional outlook.

Amusing Ourselves to Death: Public Discourse in the Age of Show Business

Initially released in 1985, Neil Postman’s groundbreaking polemic in regards to the corrosive results of tv on our politics and public discourse has been hailed as a twenty-first-century booklet released within the 20th century. Now, with tv joined by means of extra refined digital media—from the net to cellphones to DVDs—it has taken on even higher importance.

Additional resources for Más allá del 11 de septiembre

Show sample text content

Pese a ello, pensé, nos empeñamos en llevar los angeles entelequia del emparejamiento hasta el límite. Por eso llamamos a los nuestros para expresar amor eterno segundos antes de morir quemados. Emparejarnos es nuestro impulso common primario. Nos mantenemos enganchados unos a otros a pesar de los avatares inesperados que nos separan, incluso cuando estos nos conducen a los angeles muerte. Y es que, pase lo que pase, los angeles unión con otro ser es l. a. mejor, a veces l. a. única, defensa que tenemos en contra de las agresiones caprichosas del destino. Al llegar al health facility Bellevue me llevé una penosa sorpresa. Dada los angeles dimensión del siniestro, por las decenas de miles de personas que diariamente trabajaban, visitaban o circulaban por las Torres Gemelas y sus inmediaciones, anticipaba un hervidero de urgencias, un sinnúmero de accidentados. Desafortunadamente, no fue así. A las puertas del clinic, unos doscientos médicos en bata blanca, y otras tantas enfermeras, ansiosos por salvar vidas, miraban al infinito en silencio, incrédulos, esperando con creciente aprensión a los heridos que nunca llegaron. Tenían en sus manos expertas todo lo que necesitaban para cumplir su misión. Pero no tenían a quien dedicársela. No tardó mucho tiempo en calar en el ánimo del own sanitario l. a. sensación amarga de que, en este drama, su papel fue tristemente secundario. Los damnificados, en los angeles hora y cuarenta y dos minutos que duró el primer acto, se dividían en dos claros grupos: el de los vivos y el de los desaparecidos. NO FUE UN MAL SUEÑO A l. a. mañana siguiente, tanto los neoyorquinos que habíamos sido víctimas o testigos presenciales de l. a. impensable hecatombe, como los millones de personas que recibieron el impacto de los angeles matanza a través de l. a. televisión, amanecimos anhelando que todo fuese una pesadilla, esperando ansiosos ver una nueva alborada. Pero ni los angeles masacre había sido un delirio, ni los angeles primera luz del Sol irradiaba los angeles esperanza de un nuevo día. No period posible. Nada tenía el poder de anular los angeles monstruosidad del día anterior. En mi pequeño mundo, impulsado por l. a. suggestion de que lo que nos imaginamos es casi siempre peor que los angeles realidad, decidí que sería beneficioso para mí domar los delirios, amansar los espectros y evitar las memorias falsas. Me propuse extraer de los sentimientos de overall indefensión que me habían conmocionado una perspectiva racional, una explicación precisa, una historia desapasionada que me diese una sensación de keep watch over y me ayudase a aplacar y acorralar el terror que albergaba dentro de mí. Con este propósito volví al escenario deadly del día anterior, para rastrear mis pasos, ver con mis propios ojos lo que había quedado del Centro de keep an eye on de Emergencias, de las Torres Gemelas, del puesto de mando de los bomberos y del monetary middle, donde Víctor y yo nos salvamos por pocos minutos de ser triturados al venirse abajo los angeles primera torre. Muñones de hierro retorcido, columnas de humo espeso y montañas de rescoldos en llamas marcaban el terreno que veinticuatro horas antes aún ocupaban las Torres Gemelas y los cinco rascacielos colindantes que componían el international alternate middle, incluyendo el edificio que contenía el �búnker» y el inn Marriott.

Rated 4.53 of 5 – based on 21 votes